10 errores comunes al escribir un libro

Escribir un libro es una aventura fascinante que todos deberíamos emprender en algún momento de nuestras vidas. Por supuesto, es una aventura llena emociones y peligros, a la que debemos embarcarnos preparados para enfrentarnos a todas las dificultades posibles.

Si ya te has iniciado en el mundo de la escritura, coincidirás con nosotros en que algunos tramos del camino pueden ser muy escabrosos. Sin embargo, si eres un novato en estas lides, debes sentirte con entusiasmo para comenzar y disfrutar todo el proceso de escribir un libro.

En esta entrada te ofrecemos una lista con los 10 errores más comunes que cometen los autores al escribir un libro. Como verás, la mayoría no tiene que ver con los aspectos técnicos de la gramática, que suele ser el pensamiento más común de los escritores noveles, aunque estos también son de suma importancia.

Por lo general, estos errores ocurren porque los autores no se detienen a planificar su trabajo antes de comenzar a escribir, así que presta mucha atención y toma nota:

1. Mal Argumento

El argumento es la columna vertebral de tu obra, puesto que abarca la temática central del libro. Elegir un argumento no suele ser una tarea sencilla, puesto que por lo general, escribimos sobre cosas que nos gustan, nos interesan o sobre las que tenemos conocimientos.

Sin embargo, transformar estas ideas en una historia puede ser difícil. La manera de construir un buen argumento pasa por utilizar todo lo que sabes, producto de tu experiencia e investigaciones, para armar una historia convincente, atractiva y con un gancho.

2. Falta de originalidad

Para escribir una historia original es muy importante volverte consciente de las temáticas que más te apasionan y evitar replicarlas. Es muy común que los autores principiantes imiten las historias de sus escritores favoritos.

Sin embargo, es fundamental que te asegures de que tu libro no sea la copia de la novela de uno de los autores de moda. Está bien usar estos escritos como fuente de inspiración, pero recuerda que si la historia ya existe, los lectores lo notarán inmediatamente.

3. Exceso de Clichés

Algunas escenas de los clásicos han sido tan poderosas y exitosas entre los lectores, que los autores de todos los tiempos las han tomado para replicarlas en sus historias hasta convertirlas en clichés.

No está mal que tu novela incluya una escena romántica a la orilla de una playa durante un atardecer, o algo parecido, pero debes ser cuidadoso y asegurarte de que tu historia no sea predecible, ni se centre en imágenes que ya se han utilizado repetidamente en otros libros.

4. Problemas con la gramática

La redacción y la ortografía son, aparentemente, aspectos claves a cuidar por parte de cualquier escritor. Sin embargo, con frecuencia los autores descuidan el proceso de revisión de la obra al extremo de permitir que llegue al público con errores de este tipo.

Esta es una falta grave que te llevará directo al fracaso, puesto que es probable que tus próximas obras no sean tomadas en serio, debido a este tipo de descuido.

5. Narrativa poco atractiva

La narrativa es una parte fundamental para que el lector se enganche con tu historia. Asegúrate de presentar un único estilo para contar la vida de tus personajes y mantenerte fiel a él.

Es decir, evita pasar de narrador omnisciente a protagonista o viceversa, por ejemplo. No te compliques, cuenta tu historia de manera sencilla, asegúrate de respetar la estructura inicio, nudo y desenlace, y usa un lenguaje accesible.

6. Uso de un lenguaje complejo

Esto también se relaciona con la narrativa. Algunos escritores tienen la costumbre de emplear palabras complejas para expresar cosas sencillas. Esto no está mal, pero debes estar seguro de que te permite llegar al público de la misma manera.

Históricamente, los escritores hacían gala de una gran riqueza en cuanto a su vocabulario y eso era -y sigue siendo- una virtud. Solo te recomendamos asegurarte de que esto no se convierta en un distractor o una limitante para el lector. Con frecuencia, menos es más.

7. Poca fuerza de la trama

No en pocos casos, la estructura de la novela se disuelve de tal manera que pareciera que la historia que se plantea en las primeras páginas cambia al punto de transformarse en otra.

Si esta es tu finalidad, muy bien. Sin embargo, es común que este fenómeno ocurra cuando el escritor no tiene claro el argumento del libro desde el principio, por lo que realmente no sabe qué historia cuenta, hasta que la idea viene a la cabeza. Esto es muy peligroso para la comprensión de la trama de la obra.

8. Personajes poco profundos

La debilidad de la trama también se evidencia en la poca profundidad de los personajes. Cuando construyes un buen argumento, eres capaz de planificar cómo son los personajes, especialmente los protagonistas.

Esto te permite establecer sus principios y valores, características físicas y psicológicas que marcarán sus acciones a lo largo del libro. Cuando esto no ocurre, la historia no funciona.

9. Desequilibrio entre las descripciones y las acciones

Un buen escritor debe aprender a equilibrar las descripciones y las acciones. El lector necesita que lo lleven a un mundo diferente al que habita y esto se logra a través de las descripciones.

No obstante, dedicar largas páginas a dibujar el paisaje en el que ocurrieron los hechos, puede resultar aburrido. Las acciones deben aparecer cada cierto tiempo para marcar el ritmo de la historia y hacer que evolucione. Si no existe equilibrio entre estos aspectos, el lector puede perder el interés.

10. Enamorarse de la obra y obviar la revisión

Aunque siempre insistimos en que debes sentirte orgulloso de tu obra, es importante que seas objetivo y te asegures de someterla a una revisión al terminar de escribirla. No escatimes en esfuerzos para este último punto, recuerda que cada aporte que le realices será valor agregado para el producto final.

Escribir un libro

Escribir un libro requiere originalidad y dedicación. Ten presente que las historias se pueden parecer entre sí, pero tu estilo siempre será único.

Descubre lo que te hace diferente y trabaja en eso. Rompe con lo convencional, sorprende al lector con un desenlace inesperado y cuida todos los detalles que te hemos comentado.

Puedes estar seguro de que lograrás escribir un libro con propiedad si te enfocas en ello. Talento ya tienes, así que ponte a trabajar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *